Una publicación efímera, como todo

El agotamiento de los escribas del régimen

In Apuntes rápidos, por Mario Rivas on 9 diciembre, 2016 at 15:02
(viñeta de Chumy Chumez)

(viñeta de Chumy Chumez)

por Mario Rivas

Me señalan que es un poco fuerte designar como régimen a un gobierno elegido por el voto popular. No sé. ¿De qué otra manera se pude nombrar a un gobierno que no respeta al Congreso ni a la leyes que de él emanan? Ejemplos sobran: a menos de una semana de haber asumido Macri derogó de un plumazo  la ley más democrática sancionada en la historia de nuestro país, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Y eso fue sólo el comienzo. Le siguieron una ristra de DNU, cuando no vetos directos a leyes sancionadas el presente año. Y todo indica que esta forma de gobernar va a seguir, a menos que sepamos encontrarle un parate. Como sea, no es de eso que quería hablar.

Hoy me levanté y me dispuse a leer La Nación del domingo pasado, que tal como me enseñó mi abuelo anarquista no le hace leerlo con atraso, “total”, como diría él, “siempre dicen lo mismo”. Y la página de columnistas de este domingo no tiene desperdicio.

Jorge Fernández Díaz tiene un pluma refinada, agradable de leer. Lástima que su gorilismo insano lo lleva a desbarrancar cada tres por tres. En la nota de este domingo se dedica a criticar a los peronistas y a equipararlos con caranchos. Nada nuevo. Como tampoco es nueva la afirmación que intentan estos escribas meternos en la cabeza: “la Argentina sigue viviendo por encima de sus posibilidades”. La misma línea de pensamiento de González Fraga cuando dijo que los K le hicieron creer a los pobres que podían vivir dignamente. Pero en esta nota olvidable hubo un párrafo que llamó mi atención: “A Macri le encanta armar rompecabezas todas las noches con su hija en Olivos; toma esa gimnasia como un desafío a la autoestima” (ver aquí). ¿Macri mejora su autoestima armando rompecabezas para una niña de seis años? ¿Fernández Díaz se dio cuenta de lo que escribía? Según la Gabi, una amiga y compañera que se toma el trabajo de ver y leer todo, es un dato para las señoras que leen La Nación y se enternecen con estos detalles. Puede ser. Sin descartar esta hipótesis, lo que aparece como indudable es que los escribas se las están viendo en figurillas para dotar de humanidad a un presidente que si algo ha demostrado en un año de gestión es que poco y nada le importan los otros, a menos que sean los de su misma clase. Lo dicho: un presidente que gobierna por y para los ricos.

En la misma página del diario tribuna de doctrina está la nota de Joaquín Morales Solá.  Una pluma menos refinada que la de su colega pero infinitamente más artera y sutil. El tema de la columna es la detención ilegal de Milagro Sala. Después de dejar caer un venenito aquí, otro más allá, JMS no tiene más remedio que admitir: “Le niega la libertad a una persona (Milagro Sala) que no fue condenada (cuyos presuntos delitos deben probarse) y puede violar el principio de inocencia (todas las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario)” Y finaliza con una línea antológica: “En el caso de Sala, el delito está probado, pero no quién lo cometió” (ver aquí). Una delicia que demuestra lo agotador que debe ser defender lo indefendible.

Anuncios

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: