Una publicación efímera, como todo

Argentina y Brasil: Dos países que no aceptan retroceder

In Opinión, por Emir Sader * on 19 mayo, 2016 at 9:50
"Cambia poco o nada que en un país retomen el gobierno por elecciones y en el otro por un golpe blanco. El objetivo es el mismo: retroceder en lo que se ha avanzado en cuanto a la superación del neoliberalismo", plantea Emir Sader en esta nota. (viñeta Chumy Chumez)

“Cambia poco o nada que en un país retomen el gobierno por elecciones y en el otro por un golpe blanco. El objetivo es el mismo: retroceder en lo que se ha avanzado en cuanto a la superación del neoliberalismo”, plantea Emir Sader en esta nota. (viñeta Chumy Chumez)

Leemos hoy:

“Argentina, Brasil y otros países de America Latina han cambiado mucho en este siglo. Han cambiado para mejor, son más diversos, menos injustos, más conscientes, no caben más en la forma estrecha en que las viejas oligarquías los quieren meter. Los procesos de restauración conservadora que trascurren en Argentina y Brasil se proponen retrocesos en términos de derechos de las personas y en retrocesos en el tiempo, en países que ya no caben en sus proyectos. De ahí la apelación a la violencia, arma de los que no tienen razón.

¿Quién puede imaginar que esos países puedan volver a ser gobernados por representantes de los banqueros, para los intereses de los bancos? ¿Quién puede imaginar que gobiernos puedan promover el desempleo a rajatabla, sin respetar el derecho de los trabajadores y sin capacidad de organización y de lucha?

¿Cómo puede ocurrir que las viejas oligarquías, disfrazadas de nuevas, puedan hacer de países como Argentina y Brasil en el siglo XXI subsidiarias de las políticas norteamericanas en el continente? ¿Cómo pueden creer que pueden dar vuelta atrás en el combate a las desigualdades, a la miseria y a la exclusión social, que tanto han avanzado en esos países, a contramano de las tendencias del capitalismo mundial? ¿Cómo pueden creer que pueden hacer de Argentina y de Brasil ejes de los proyectos neoliberales y de los intereses imperiales de Washington en América Latina?

Pero parece que lo creen, por el tipo de gobierno, el tipo de ministros, el tipo de política que anuncian y tratan de poner en práctica. Cambia poco o nada que en un país retomen el gobierno por elecciones y en el otro por un golpe blanco. El objetivo es el mismo: retroceder en lo que se ha avanzado en cuanto a la superación del neoliberalismo.

Pretenden achicar el tamaño del Estado y, sobre todo, de los derechos garantizados por políticas públicas. Buscan abrir el mercado interno y profundizar los procesos de desindustrialización y desnacionalización de las economías. Reducir los países al tamaño del mercado.

¿Es eso lo que el neoliberalismo, lo que las fuerzas conservadoras, tienen para proponer para América Latina? Es a eso lo que quieren llegar.

Buscan políticas externas que desarticulen los procesos de integración regional, abriendo camino hacia la reanudación de las viejas fórmulas de subordinación económica, política e ideológica al Imperio. De reanudación de lo que fueron las políticas externas de nuestros países en la década de 1990, de ningún protagonismo internacional. Países que solo atraían la atención cuando había procesos de privatización y cuando había crisis, para venir en el primer caso, para huir en el segundo.

¿Quieren hacer retroceder Argentina y Brasil a las experiencias trágicas que han vivido en los 1990 y que han costado tantos años y esfuerzos para superar sus herencias malditas? ¿Que volvamos a políticas que excluyan a la gran mayoría de la población para hacer políticas que atendían a los intereses de la minoría del país?

No es posible reimponer esos cauces. Nuestras sociedades no lo soportan y las grandes movilizaciones de rechazo de los gobiernos de Mauricio Macri y de Michel Temer lo desmuestran. Se puede ganar una elección, en un caso, se puede dar un golpe blanco en el otro, pero eso no basta para construir un gobierno legitimado por el apoyo popular, capaz de dirigir el Estado atendiendo a todos, representando a todos.

Lo que se vive no es el final de los gobiernos que avanzan para superar el neoliberalismo, pero un paréntesis, en que se acumulan más fuerzas, se agregan más sectores populares, se corrigen errores y se adecuan orientaciones. Porque nuestras sociedades no aguantan más ser comandadas por el poder del dinero, han aprendido que la democracia está estrechamente vinculada al derecho de todos. Derechos sociales, derechos políticos, derecho a la palabra.

La segunda década del posneoliberalismo no es su última, sino la preparación de su continuidad, de la superación definitiva del neoliberalismo”.

(Leer completa la nota de Emir Sader haciendo click acá)

Anuncios

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: