Una publicación efímera, como todo

Las consecuencias de negar las cosas

In Opinión, Salud, Sociedad on 17 abril, 2016 at 12:21
"El tiempo que demore el Estado argentino en cambiar el eje de sus políticas de drogas determinará cuántas víctimas más deberemos lamentar", plantea en esta nota el director de la revista THC, Sebastian Basalo. (foto Archivo)

“El tiempo que demore el Estado argentino en cambiar el eje de sus políticas de drogas determinará cuántas víctimas más deberemos lamentar”, plantea en esta nota el director de la revista THC, Sebastian Basalo. (foto Archivo)

Leemos hoy:

“Las drogas existen y la gente las consume, nos guste o no. La diferencia entre negarlo y reprimir, o hacerse cargo y asistir, es crucial. Hechos como los de ayer son totalmente evitables, ya que existen soluciones concretas en cuanto a políticas públicas que no se aplican por desidia, prejuicio o complicidad. Y si el gobierno considerara que somos los ciudadanos lo que debemos hacernos cargo de los problemas de la salud pública, al menos debería generar los mecanismos para que organizaciones de la sociedad civil puedan hacerlo sin correr riesgos legales o sin que un boliche les niegue la entrada. El tiempo que demore el Estado argentino en cambiar el eje de sus políticas de drogas determinará cuántas víctimas más deberemos lamentar.

Los efectos de cada sustancia no son iguales, ni en sus cualidades ni en el tiempo en el que tardan en aparecer. Si una persona creyó haber ingerido una sustancia que comienza a hacer efectos a la hora, pero sin saberlo ingirió una que hace efecto a las dos horas, cuando pasa una hora sin sentir nada, suele repetir la ingesta y al cabo de cuatro horas terminará padeciendo una sobredosis totalmente evitable. Por eso hay que informar sobre los efectos de cada sustancia, su duración, su dosis y sus interacciones con otras sustancias, legales o ilegales no solo durante estas fiestas electrónicas, sino previamente a las mismas. Y hay que asegurar el libre acceso al agua corriente en toda fiesta electrónica. Hace algunos años, bajo la gestión de Juan Carlos Molina, la Sedronar hizo algunos ensayos muy positivos en eventos de este tipo, que luego quedaron en la nada. Lo mismo se aplica a las condiciones ambientales, sobre todo de temperatura, que hay al interior de las fiestas electrónicas.

Otra necesidad es asegurar la presencia en toda fiesta electrónica de profesionales médicos formados para que conozcan a fondo las sustancias que actualmente se consumen. Producto de la prohibición, la mayor parte de la comunidad médica no está formada en el conocimiento profundo de cada una de las sustancias psicoactivas que circulan en estos ambientes, cada vez en mayor cantidad debido a los avances en la química sintética”.

(Leer completa la nota de Sebastian Basalo haciendo click acá)

Anuncios

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: