Una publicación efímera, como todo

Sobreviviente

In Opinión, por Carlos Balmaceda on 30 marzo, 2016 at 9:46
...

por Carlos Balmaceda (vía FB)

Sobreviví a la represión de los 70.
A dos hiperinflaciones.
A cuatro devaluaciones.
A una guerra. Y bajo bandera.
A la venta del patrimonio nacional.
A la decepción del alfonsinismo.
A mi propio voto al menemismo.
A dos atentados.
A su encubrimiento.
A la desilusión por la política.
A un corralito.
A tres o cuatro endeudamientos.
A ver en los 70, en los 90 y ahora las mismas caras, los mismos gestos, las mismas actitudes de los políticos y de mis compatriotas justificando la muerte, la opresión, la tilingueria, el deme dos.
Sobreviví a Yabrán, al copamiento de La Tablada, a los indultos, vi en la cima del mundo a la Alsogaray y la vi caer, vi las estrellas fulgurantes de Albamonte y Dalesssio de Viola y los vi desaparecer.
Vi surgir a Suar y Tinelli y los veré repetirse infinitanente como sus propias caricaturas.
Sobreviví al mundial formando el 8, la patita de la F de FIFA y la bandera de Austria.
Sobreviví a la censura y a Hijitus.
Sobreviví a la patota cultural, al corte de manzana, al micro de Julio César Gancedo.
Sobreviví al sistema escolar, marché para que ese sistema escolar deficiente no lo fuera aún más.
Sobreviví al oficio docente, sobrevivo al oficio cómico, sobreviví en blanco y con obra social, sobreviví como monitributista, sobrevivo en negro y sin obra social, sobreviví al rebalanceo telefónico, sobreviví a la capacitación que daba puntos y restaba dignidad de la Ley Federal.
Sobreviví a la primera comunión y a la Iglesia Católica Argentina.
Sobreviví a la lectura de Clarín.
Sobreviví a las canchas de paddle, la TV en blanco y negro, Leoncio y el Telepibe y las carteras hechas con sachets de leche.
Sobreviví a vivir sin celular, sin cable ni internet.
Sobreviví a la pérdida, la compañía y la soledad.
Sobreviví a las asambleas, al diario La Voz, a Martínez Raymonda.
Sobreviví a las propias creencias que después negué.
Sobreviví a un descenso, a una promoción y a 36 años de sufrimiento.
Sobreviví a los Renault 4, a los Falcon verde, a Argentina Televisora Color.
A cada uno de los dictadores que me gobernaron.
Y esto es lo más fuerte con que me podés castigar?
Vamos, redoblen esos golpes que un argentino es un pacman alimentado a desgracias y paradojas, un experimento social que se retuerce en los bordes de la Historia, copula con el horror y se pare a sí mismo a golpes de bombo peronista.

Anuncios

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: