Una publicación efímera, como todo

La impunidad bancaria: el caso de la lavadora HSBC

In Opinión, por Analía Lorenzo on 20 julio, 2012 at 20:31

¿Quién mira hoy la montaña de billetes de Zhenli Ye Gon? En la foto la montaña de verdes decomisadas al chinomexicano en 2007. (foto Archivo)

por Analía Lorenzo (especial desde México DF)

Al tiempo que escuchamos y leemos cómo toda Europa debe “salvar” a La Banca española nos preguntamos por qué ayudar a los bancos (como si fueran gente) y no utilizar ese dinero para asegurar directamente los bolsillos de los españoles, legítimos propietarios del vil metal… a la vez que recordamos como hace unos 10 años atrás, nuestro propio país se vio “acorralado” por los bancos… en México una noticia nos deja patitiesos (por no decir, encabronados, dolidos, engañados y burlados).

Esta triste historia de impunidad comienza a develarse hace algunos años. En 2007, un operativo antidrogas allanó en México la lujosa casa del empresario de origen chino (nacionalizado mexicano) Zhenli Ye Gon y le decomisaron nada más y nada menos que la pintoresca suma de 205 millones de dólares en efectivo, que el chino tenía acomodaditos en la sala de su hogar.

Desde entonces se hizo famosa la declaración del empresario, que sostiene que cuando una mafia de lavado de dinero te presiona: “cooperas o cuello” (“coopelas o cuellos”, dijo en realidad para hilaridad de los periodistas que hicieron un festín con este caso).

En México al chino lo dejan sin nada pero a él no lo encontraron (apresaron a integrantes de su familia). A Zhenli lo atrapó la DEA en Maryland por estar vinculado al tráfico de seudo efedrina, componente para la metanfetamina (y, por cierto, nunca quedó del todo claro qué se hizo con las toneladas de billetes del chino, pero esa es otra historia). Años después, es decir, la semana pasada, Zhenli Ye Gon, volvió a “copelar”. Esta vez con la justicia de Estados Unidos y su caso fue uno de los develó cómo el banco británico HSBC es una pieza clave para el lavado de miles de millones de dólares proveniente del narcotráfico.

En el reporte realizado por un Subcomité del Senado estadounidense y publicado el viernes 13 de julio puede leerse: “La filial en México de HSBC envió 7.000 millones de dólares en efectivo a una unidad de Estados Unidos entre 2007 y 2008”, un volumen que de acuerdo con las autoridades judiciales estadounidenses, sólo podía alcanzar ese tamaño si incluye ganancias ilegales del narcotráfico. Otro reporte dado a conocer este martes por el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado explica cómo algunos ejecutivos de HSBC permitieron que Ye Gon mantuviera sus cuentas en esa institución. “Las cuentas no fueron designadas como de alto riesgo a pesar de las inusuales transacciones que habían llamado la atención varias veces entre el 2003 y el 2007”, indican. El reporte de más de 300 páginas refiere que en 2005 las cuentas de la empresa Unimed Pharm Chem México S.A. de C.V, propiedad de Ye Gon, fueron retenidas en la filial mexicana de HSBC en 2005 bajo el argumento de “actividades sospechosas”. Y CNN asegura: “Cuando la oficina de HSBC a cargo de temas de lavado de dinero promovió el cierre de esa cuenta, la propuesta fue desechada después que la oficina de servicios personales financieros del mismo banco dio el visto bueno a Ye Gon”. En un correo electrónico, un funcionario de HSBC argumentó que Unidem era un cliente “en buen estado, documentado de manera apropiada y reconocido”.

Sin embargo, el escándalo había salido a la luz y hurgando un poco, comenzaron a salir otros nombres (el de Tomás Jesús Yárrington, por ejemplo, ex gobernador del narco-sangriento estado de Tamaulipas y el de otros políticos) con cuentas sospechosas para todos pero no para HSBC.

Si nos zambullimos en el mar de noticias, aparecen varios clásicos: las Islas Caimán, Panamá y otros paraísos fiscales envueltos en los negociados del banco inglés.

Ahora bien, estamos hablando de México, un país que en seis años ha tenido 60 mil asesinatos atribuidos a la “lucha contra el narcotráfico”.

Tuve oportunidad de hablar con un fotógrafo de nota roja, ganador de la World Press Photo, a raíz de una toma en la que mostraba a uno de estos 60 mil asesinado “por estar vinculado al narco”. El fotógrafo me decía que había sacado la foto pero que estaba seguro de que el tipo no tenía nada de narco. “Hablé con la familia, el señor tenía un almacén, era muy pobre pero nadie investigó nada” Acordemos que resolver “el caso” bajo la amenaza del narcotráfico ahorra muchos protocolos… Ahora bien, ¿Cuántos de esos muertos eran pequeños enlaces de la multimillonaria empresa del narco? ¿Cuántos de estos 60  mil fueron inocentes? Lo que les puedo asegurar es que entre tanto muerto apenas hubo dos o tres cabezas líderes del crimen organizado… Este país, durante el sexenio del Presidente Calderón, se ahogó en narco-sangre y todo para que HSBC lavara miles de millones sin culpa ni cargo.

¿Saben que hizo HSBC? Pidió disculpas.

Cuando vi que la reacción de la banca inglesa fue “pedir disculpas” no pude dejar de pensar en uno y cada uno de esos sesenta mil muertos mexicanos de la lucha contra el narcotráfico. Ellos no pudieron pedir disculpas, ellos no tuvieron siquiera un juicio justo, ellos en el ‘mejor’ de los casos, que sería que estuvieran “involucrados”, no hicieron más que poner en práctica lo que alguna vez me dijo un narquillo, cuando lo entrevisté: “Mejor vivir cinco años como rey que una vida como buey”. Y esto trae a colación otro tema, la embestida contra el narco, esta guerra absurda, ha bajado la esperanza de vida de los mexicanos. La mayoría de esos muertos eran jóvenes, en muchos casos, muy jóvenes. Y 60 mil es una cifra escalofriante que repercute en cualquier sociedad, incluida por supuesto la mexicana con más de 110 millones de habitantes.

Pero HSBC pide disculpas (ante el Senado estadounidense). Y se las aceptan. Tal vez le cobren una multa administrativa, monedas para el gran negocio impune de nuestros nuevos dioses intocables, los bancos.

 

Anuncios

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: